Este ha sido un fin de semana de emociones en la Comunidad Terapéutica La Coma y en la Comunidad Terapéutica Can Serra. Ambos recursos han celebrado un encuentro veraniego y festivo con familiares.

El viernes por la tarde, la Comunidad Terapéutica Can Serra organizó su primera jornada veraniega de puertas abiertas para las familias, con la intención que éstas puedan conocer el recurso y a los y las profesionales que formamos parte. Las personas usuarias elaboraron para la ocasión una revista y organizaron una ruta teatralizada para mostrar las instalaciones. La jornada finalizó con una merienda que, a causa de la lluvia, no se pudo realizar en la zona exterior de Can Serra, ubicada en un entorno natural excepcional. Según Annabel Recio, directora de la C.T. Can Serra, “tanto las personas usuarias como el equipo de profesionales han valorado la experiencia como muy positiva y enriquecedora, y han pedido repetirla e instaurarla de forma periódica en la comunidad terapéutica”.

El sábado, las personas usuarias de la Comunidad Terapéutica La Coma compartieron con los y las asistentes al encuentro de familias “Y colorín colorado…”, un espectáculo teatral que hace semanas que preparaban. Después pudieron disfrutar de una picapica, buenas conversaciones y unas fantásticas vistas a Montserrat, en una espléndida pero calurosa mañana de verano.

Esta es una oportunidad más para hacer comunidad y para que las familias conozcan de cerca el espacio donde hacen tratamiento sus seres queridos. En palabras de Francesc Cortés, trabajador social de la C.T. La Coma, “el teatro es una gran herramienta para fortalecer la cohesión como grupo. Conecta con el sentimiento de pertenencia, y hace responsables y partícipes a las personas residentes de la organización directa de una actividad en la comunidad. Además, ofrece la posibilidad de descubrir nuevos intereses y alternativas de ocio saludable, y la visita de las familias les da fuerza para seguir adelante con el tratamiento en un periodo difícil como es el verano”.