El lunes 29 de marzo empezó a funcionar el nuevo piso de acogida y recuperación integral de ATRA para mujeres con trastorno mental que han sobrevivido a violencias, situado en el Baix Llobregat. Una usuaria y sus hijos han sido los primeros en instalarse para empezar, así, un proceso de recuperación de la violencia vivida y ganar autonomía.

El piso, amplio y luminoso, tiene capacidad para un máximo de diez personas distribuidas en cuatro unidades familiares. El tiempo medio de estancia es de entre seis meses a un año, pero las circunstancias de cada caso pueden alargarlo. Durante este periodo las usuarias reciben apoyo profesional con perspectiva de género para recuperarse emocionalmente y para restablecer sus vínculos sociales y familiares.

El servicio ofrece a las beneficiarias acogida, convivencia, manutención, descanso y ocio, además de atención psicológica por parte de profesionales especializadas de ATRA. Los niños también reciben atención específica y participan activamente en su proceso de recuperación.

Se trata de un servicio de atención centrada en la persona a través de la atención grupal e individual, con presencialidad las 24h del día.

salón y una de las habitacions del piso para mujeres que han sufrido violencia machista