Marina Montasell ha acabado sus prácticas en el Piso Aloges. Ella es estudiante del Máster en Intervención Interdisciplinar en Violencia de Género de la Universidad Internacional de Valencia y ha compartido algunas reflexiones sobre sus semanas de rácticas en el recurso.

El Servicio Sustitutorio del Hogar para mujeres con trastorno mental en situaciones de riesgo por violencias machistas y con hijos/se a cargo ofrece un espacio de protección, empoderament e inclusión, capacitando las mujeres residentes hacia la vida autónoma, desde una intervención profesional con perspectiva de género. Ha sido un placer para todas, profesionales y residentes, que Marina nos acompañara durante esta parte práctica de su viaje académico. ¡Muchas gracias y hasta bien pronto!

 

¿Por qué Aloges?

En los últimos años me he dedicado a la intervención socioeducativa con niños, adolescentes y sus familias. Recientemente, desde el ámbito de la salud mental y el modelo de atención comunitaria y centrada en la persona, he podido observar como el patriarcado toma formas sutiles de dominación y como muestra su cara más perversa a través de las violencias machistas y el abandono.

Llevar a cabo las prácticas en Aloges me permitía poder conocer desde dentro la intervención con mujeres que conviven con dos problemáticas: ser superviviente de violencias machistas y el diagnóstico de un trastorno mental. Aloges es un proyecto muy innovador y potente que da respuesta a una problemática muy extendida y desgraciadamente todavía invisibilizada.

 

¿Qué significa Aloges?

Aloges es una oportunidad para las mujeres que viven en el piso. Su mirada interseccional y de género permite ir más allá y dar significado a las narrativas de todas las mujeres que forman parte. Validar sus malestares y poder tener un espacio donde iniciar un proceso de recuperación marcado por su propio ritmo.

Por otro lado, este servicio cubre un vacío. La intervención que realizan los diferentes servicios sociales y/o sanitarios que atienden a estas mujeres está muy fragmentada. Aloges permite integrarlo todo y hacer un abordaje holístico de los diferentes agentes que participan del proceso de recuperación de la mujer.

Además, puedo decir que cumple un riguroso proceso de diseño, implementación y evaluación de las intervenciones que realizan. Aloges ofrece una atención profesional a las problemáticas de violencias machistas y salud mental en situaciones de alta complejidad.

 

¿Qué has podido vivenciar?

Escuchar las historias personales que han marcado la vida de estas mujeres y ver como desarrollan sus diferentes roles (mujer, usuaria de diferentes servicios del circuito de salud mental y violencias machistas, madre y/o trabajadora) en su día a día a través de la participación en la comunidad.

También he estado presente en algunos de los grupos psicoeducativos que tratan temáticas como la salud mental, la autoestima, las habilidades sociales y las violencias machistas. Estos acontecen espacios de escucha entre las mujeres en los cuales se generan resonancias entre ellas y se crean vínculos de apoyo.

 

¿Qué te llevas de Aloges?

Un aprendizaje más vivencial que, sin desvalorizar la teoría, me ha permitido crecer tanto profesionalmente como personalmente. En general, me ha aportado en el ámbito metodológico, estructural y práctico, consiguiendo mejorar mis habilidades y destrezas profesionales.

El equipo de educadoras me ayudó en todo lo que necesité y me dieron espacio para poder intervenir en grupo y realizar acompañamientos personales. Pude observar y aplicar las herramientas necesarias para poder desarrollar mi función como educadora.

 

Y para acabar…

Recomiendo firmemente la realización de las prácticas en Aloges. Desde dentro aprendes realmente cómo es la vida de una mujer después de haber sufrido violencias machistas y como se da su proceso de empoderamiento. Es un proyecto con una tarea muy importante y un ejemplo sobre qué dirección tiene que tomar la intervención con mujeres supervivientes de violencias machistas.

Gracias a todo el equipo de profesionales y a la directora, Alicia, por hacer posible la existencia de este proyecto. Estas mujeres demuestran una gran polivalencia y calidad en su tarea. Es un trabajo muy exigente y, dejadme decir, que aún poco reconocido por la sociedad.

Una semilla solo germina si la cuidamos y la regamos según sus necesidades y Aloges es el fruto de la esperanza de hacer de este mundo un lugar mejor.