Hoy, 26 de junio, se conmemora el “Día internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas”. Esta jornada −aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 8 de diciembre de 1987− ha tenido históricamente la voluntad de reforzar la acción y la cooperación para lograr una sociedad libre del consumo de drogas y, a menudo, ha sido utilizada por los gobiernos para mostrar el “progreso” en el control del uso y el abuso de las drogas. Por eso, queremos dedicar esta fecha a reflexionar sobre esta realidad y sobre la importancia de las actuaciones en materia de drogas que pongan en el centro a las personas y los derechos humanos.

Las entidades que trabajamos en el ámbito de las adicciones aprovechamos esta fecha para elevar nuestras reivindicaciones, visibilizar nuestras causas y sensibilizar a la ciudadanía. Así pues, la Red de Atención a las Addicciones UNAD ha hecho pública una declaración para pedir una “nueva normalidad” que incluya las personas más vulnerables. En un 26 de junio marcado por la nueva normalidad solicitan que se tengan en cuenta a las personas con problemas de adicciones a la hora de proporcionar medidas de recuperación para la ciudadanía, puesto que ellas han sufrido especialmente los efectos de esta pandemia.

Además, desde hace ya algunos años, el mismo día 26 de junio se celebra la campaña internacional “Apoya. No castigues”, en la que un creciente número de activistas de todo el mundo reclaman unas políticas de drogas que prioricen la salud pública y los derechos humanos, que sensibilicen a la población y trabajen contra el estigma asociado a las personas usuarias de drogas.

En esta línea, la Federació Catalana de Drogodependencies (FCD) –de la cual nuestras entidades ATRA y ATART forman parte–, con la colaboración de la Sub-direcció General de Drogodependències, pone en marcha un Observatorio de alerta sobre el estigma hacia las personas que usan alcohol y/o drogas. El Observatorio pretende concienciar a los diferentes ámbitos de atención profesional y la ciudadanía sobre la importancia de dejar de estigmatizar a las personas que usan drogas y de acabar con las vulneraciones de sus derechos.