Hoy, 25 de noviembre, es el Día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres. Con motivo de esta fecha, desde la Comisión de Igualdad de Grup ATRA hemos diseñado la campaña de sensibilización “Tolerancia cero con el acoso sexual”. Una iniciativa que pone el foco en la prevención del acoso sexual y/o por razón de sexo en el lugar de trabajo.

El acoso sexual es cualquier comportamiento verbal, no verbal o físico, de naturaleza sexual, que se ejerce con el propósito o el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, especialmente si le crea un entorno intimidador, hostil, degradante, humillante u ofensivo. A diferencia del acoso psicológico en el trabajo, estos comportamientos se consideran acoso sexual aunque no se hayan producido de manera reiterada ni sistemática.

Grup ATRA dispone de unProtocolo para la prevención y el abordaje del acoso sexual y/o por razón de sexo”, que tiene el objetivo de velar y garantizar un en torno a trabajo justo, seguro y respetuoso para todas las personas. Queremos ser cómplices de la erradicación de cualquier forma de violencia machista, producida en cualquier ámbito, y denunciarla sin excepción.

Como cada año, con motivo de esta fecha, la Generalitat de Catalunya, las Diputaciones de Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona, el Ajuntament de Barcelona, la Federació de Municipis de Catalunya, l’Associació Catalana de Municipis y la Delegación del Gobierno en Cataluña, consensuan un manifiesto ‒al cual nos sumamos‒ para conmemorar y visibilizar esta fecha y todo el que representa.

El manifiesto de este año reclama la lucha diaria por una vida libre de violencias machistas y pone el énfasis en las formas de violencia que incorpora la Ley 17/2020, del 22 de diciembre, que modifica y amplía la Ley 5/2008, del 24 de abril, del derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista. La modificación de esta Ley introduce el reconocimiento de nuevas formas de violencia, como por ejemplo:

  • La violencia obstétrica y la vulneración de derechos sexuales y reproductivos.
  • La violencia de segundo orden, ejercida contra las personas que apoyan a las víctimas de violencia machista.
  • La violencia vicaria, ejercida contra las hijas y los hijos con el fin de provocar daño psicológico a la madre.
  • La violencia digital, que consiste en todos los actos de violencia machista y misoginia en línea.

La mencionada modificación de la Ley también reconoce varios ámbitos en que se produce la violencia machista: la violencia en el ámbito de la vida política y la esfera pública de las mujeres y la violencia en el ámbito institucional.

Finalmente, el manifiesto destaca el impacto y la indignación que producen las violencias sexuales, las cuales nos sacuden intensamente: “Desde aquí, hoy, 25 de noviembre, queremos reiterar todo nuestro apoyo y nuestra empatía a las supervivientes y su entorno. No podemos continuar consintiendo que las mujeres vivan con miedo, con la libertad coartada por la amenaza de unas agresiones sexuales que ya tendrían que estar desterradas de una sociedad democrática y libre. Las violencias sexuales atentan contra el principio de libertad individual”.

Además, desde la Generalitat de Catalunya se ha elaborado la campaña Ni hòsties, ni violències” (#NiHòsties). A menudo, las violencias contra las mujeres se esconden detrás actitudes cotidianas que parecen inofensivas. Pero no lo son. En un mundo cada vez más acelerado y cambiante hay estructuras que se resisten. Prejuicios y tópicos se expresan en forma de creencia, tradición, costumbre, cultura, broma… Y sobre todos ellos se sustentan las violencias machistas.

Por otro lado, el Ajuntament de Barcelona también ha lanzado la campaña Apaguem el masclisme, no el deixem créixer (“Apaguemos el machismo, no lo dejemos crecer”). Con la fuerza de este lema, se quiere hacer un llamamiento especialmente a los hombres y a la necesidad de trabajar conjuntamente para la eliminación de las violencias machistas. Este 25N combatamos la violencia machista apelando a la responsabilidad individual de todo el mundo, pero muy especialmente de los hombres, porque sólo colectivamente pondremos freno.

Hoy, 25N, conmemoramos el Día internacional para la eliminación de la violencia hacia las mujeres, pero la lucha por una vida libre de violencias debe ser diaria.