Taller online de Arteterapia en el SPAI PDF Imprimir

IMG 20200420 144136 (1)Estos días nos han servido para darnos cuenta de que el secreto de todo recae en pequeñas cosas que nos llenan de felicidad. Un paseo por el barrio, un abrazo con un ser querido, un café con los amigos y las amigas o una actividad que nos apasiona. Muchas de ellas, cosas que debido a las circunstancias actuales de aislamiento no podemos llevar a cabo y añoramos.

Por eso, desde la tercera semana de confinamiento, el Servicio Integral para las Conductas Adictivas del Prat de Llobregat (SPAI) decidió impartir un taller de arteterapia de forma virtual. Todos los jueves por la mañana, durante una hora y media, un grupo de entre 8 y 10 personas usuarias del recurso realizan este taller a distancia, a través de videoconferencia.

Todas ellas participaban anteriormente en el taller de manualidades del Programa Libre de Drogas −un taller que cuenta con una gran acogida por parte de las personas usuarias del programa−, pero la situación actual ha hecho cambiar el formato y la forma, y por eso se ha iniciado este grupo de Arteterapia. “Para hacer manualidades hacen falta unos mínimos de materiales, de los que quizás en casa no se dispone. Tampoco tiendas abiertas donde irlos a comprar” comenta Miquel Lligadas, el arte-terapeuta que coordina el taller. “Arteterapia se puede hacer con un mínimo minimíssimo de materiales. Algún papel, un bolígrafo y tus sentimientos. Eso sí, mucha capacidad de introspección, y ahora las circunstancias son propicias. Pasamos bastantes horas a solas o con compañías que nos remueven, y puede aflorar lo que antes quedaba escondido bajo el ruido cotidiano”.

El procedimiento del taller es el siguiente. En primer lugar se comunica al grupo los materiales básicos de los cuales hay que disponer, teniendo en cuenta las limitaciones derivadas de la actual situación de confinamiento: papel, libreta o similar, lápiz, bolígrafo y, si se tercia, rotuladores o lápices de colores, también tijeras o cúter, cola o cinta adhesiva, además de la idoneidad de contar con diarios y revistas con imágenes para recortar. A partir de aquí se plantean las propuestas a realizar, que siguen un camino trazado por el arte-terapeuta. Actualmente, se está trabajando en la elaboración de un Cuaderno de Bitácora –susceptible de ser llevado a cabo a lo largo de toda la temporada, a modo de diario donde poder reflejar estados de ánimo y tomar conciencia de su “estar”− y en la creación de un autorretrato no naturalista, sino subjetivo, que exprese su personalidad, haciendo asociaciones de ideas, y llevándolo al terreno más íntimo, siempre desde la sinceridad y la autoreflexión.

Según explica Miquel Lligadas, no le constan antecedentes de talleres de arteterapia online, y esto es un reto. Hacer el taller y el tratamiento online tiene sus hándicaps, por supuesto. Pero, “la experiencia está siendo muy enriquecedora” afirma Luisa Taboada, directora del SPAI. Este formato digital al que se han tenido que adaptar en muchos servicios y programas ha hecho brotar en muchos casos cosas que antes estaban escondidas. “Desde hace un mes conocemos otra cara de las personas atendidas, porque la gente se abre de otro modo. Se rompen máscaras y barreras que existían de forma presencial y surgen emociones que hasta ahora no se habían externalizado”.