“No somos invisibles”, manifiesto del Grupo de Mujeres del Actua Dona con motivo del 25N PDF Imprimir

imatge 25 nActua Dona” es un programa comunitario, integrador y de atención centrada en la persona, que da soporte a la vida autónoma a mujeres con problemática derivada de la salud mental y que sufren o han sufrido violencias machistas. Es un programa innovador que incorpora la participación de un voluntariado inclusivo, formado por mujeres con y sin trastorno mental.

 Una de las actividades que se realizan es el Grupo de Mujeres, un espacio dedicado a fomentar la ayuda mutua y la sororidad entre ellas, con la finalidad de compartir experiencias vividas y tratar temas que les impacten o les preocupen, como es la violencia machista.

Con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el Grupo de Mujeres del Garraf ha querido alzar la voz realizando el manifiesto “No somos invisibles”, que compartimos a continuación:

“Es curioso como los puestos de trabajo de más relevancia son ocupados por hombres y no por mujeres. Estos primeros, en muchas ocasiones, no nos escuchan acusándonos de histéricas y cayendo en el llamado “mobbing”. Desgraciadamente, en cualquier ámbito, las mujeres con algún diagnóstico de salud mental sufrimos diariamente discriminación.

Desde este escrito, queremos ser escuchadas para reivindicar nuestros derechos, pero también destacar que, a menudo, muchos profesionales (en el ámbito laboral i/o sanitario, por ejemplo) con su trato nos infantilizan y revictimizan por el hecho de tener un diagnóstico de trastorno mental.

Un ejemplo claro es cuando un profesional de la medicina se aferra primero a la sintomatología psiquiátrica que a la física. Es decir, si una usuaria de salud mental tiene dolor de garganta por un posible resfriado y el profesional no le ofrece la atención necesaria quitándole credibilidad. A veces, algunos profesionales sanitarios utilizan con nosotras frases como: “tu caso es complejo”, “estás blandita”, etc. Por esto, queremos decir que no somos mujeres complicadas, y que aunque hoy día aún parece, a veces, que somos invisibles para la sociedad donde vivimos, no debería ser así.

¡BASTA DE DISCRIMINACIÓN, QUEREMOS SER ESCUCHADAS!